Durante el Foro de Ministros de Cultura celebrado en París el pasado mes de noviembre, se discutió el papel de la cultura en las políticas públicas y su impacto en el desarrollo sostenible. El resultado, son dos publicaciones de referencia que ponen en valor la contribución de la cultura a la Agenda 2030.

De naturaleza más teórica es el informe “Culture and Public Policy for Sustainable Development”(Cultura y políticas públicas para el Desarrollo Sostenible) disponible en la web de la UNESCO en francés e inglés. Esta publicación pone de relieve la importancia de contar con políticas culturales sólidas y coherentes, de país, región y ciudad y alineadas con la Agenda 2030, ya que es a través de ellas que se promueve el acceso a la cultura, la regeneración de espacios públicos o el desarrollo de nuevos espacios de conocimiento.

Igualmente enfatiza el papel que la cultura juega en las sociedad actuales, mucho más diversas, como factor de cohesión social.

El informe muestra instantáneas del estado de las políticas culturales públicas en ocho regiones del mundo con el objetivo de ofrecer una foto fija de las tendencias generales, desafíos y oportunidades para cada zona y su contribución transversal al desarrollo sostenible.

Por otro, “The Culture 2030 Indicators” (Indicadores Cultura 2030)  pretende ser una herramienta práctica al servicio de países, regiones y ciudades para medir y monitorear el progreso de la contribución de la cultura a la implementación de los ODS.

Estos indicadores-cualitativos y cuantitativos- son el resultado de un largo proceso de trabajo donde se han combinado diferentes fuentes de datos para establecer 22 indicadores divididos en cuatro áreas temáticas que evaluarán tanto la cultura como sector con actividad propia, como su contribución transversal a la Agenda 2030.

Las áreas temáticas en las que están divididos los indicadores, corresponden con tres las dimensiones del desarrollo sostenible: social, económica y medioambiental, mientras que la cuarta, se vincula a la educación, el conocimiento y las habilidades en los ámbitos culturales.

El documento íntegro, disponible en inglés y francés, explica de manera detallada las áreas temáticas, cómo se han construido los indicadores, sus diferentes niveles de uso (nacional, urbano..) y aporta conclusiones y sugerencias.