1. ¿Por dónde empiezo?

Empecemos comunicando que existe una comunidad interesada, creemos redes de apoyo y aprendizaje mutuo. Conectar y compartir es la base.

2. ¿Existen herramientas o toolkits?

Existen multitud de manuales gratuitos y disponibles en internet para empezar a plantearse una gestión más sostenible. En nuestra sección de recursos podrás encontrar algunas fuentes de interés.

3. ¿Cómo afronto las resistencias internas? ¿y la competencia entre instituciones?

Debemos buscar nuevas maneras de trabajar favoreciendo una mayor coordinación. En colaboración se pueden identificar, por ejemplo, nuevas vías de programación colectiva o de financiación conjunta.

4. ¿A quién le interesa el tema? ¿mis públicos o audiencias están interesados?

Prácticamente es una obligación moral no quedarse de brazos cruzados ante la situación del mundo: la cultura puede hacer algo para hacerlo mejor. Las instituciones culturales tienen un poder simbólico positivo y un alto grado de fiabilidad. Es una oportunidad para abordar nuevas temáticas que conecten con la realidad, con aquello que interesa a la gente.

5. ¿Lo sostenible es más caro?

No, lo sostenible es más eficiente y a la larga compensa. No siempre es más caro. Además, siendo sostenible se abren nuevas vías de financiación (subvenciones, patrocinios) que valoran las organizaciones alineadas con la sostenibilidad.