Las relaciones entre la cultura y el desarrollo sostenible no son algo nuevo, sino que tienen unos amplios antecedentes en el ámbito de las políticas culturales territoriales y en las discusiones multilaterales de Naciones Unidas. La idea de incorporar la contribución de la cultura al desarrollo sostenible se fraguó en el marco del Decenio Mundial para el Desarrollo Cultural (1988-1997) y en 2004 se adoptó, en el Primer Foro Universal de las Culturas, la Agenda 21 de la Cultura, una herramienta para integrar la cultura como pilar del desarrollo sostenible en el ámbito local. Así, a la vez que contribuye a la reducción de la pobreza, la cultura constituye un instrumento de cohesión social y ciudadanía.

En la Agenda 2030, a pesar de no existir un ODS específico para la cultura, sí está presente de manera transversal en metas relacionadas con la educación, el logro de ciudades sostenibles, la seguridad alimentaria, la protección del medio ambiente, el crecimiento económico, las pautas de consumo y producción sostenibles o la promoción de sociedades inclusivas y pacíficas. Además, el ODS 17 fomenta las alianzas inclusivas de sectores como el cultural que no se encuentran reflejados directamente en la agenda. En todas estas áreas hay posibilidad de incidir desde el campo cultural y creativo.

Las jornadas organizadas por REDS buscan servir de puente para construir narrativas que conecten la cultura con el desarrollo sostenible a través de la presentación de debates, conferencias y experiencias inspiradoras. Estos encuentros con periodicidad anual tendrán lugar este año en Valencia, con la colaboración de la Universidad de Valencia y la Generalitat Valenciana. Para más información y programa completo, puedes consultar aquí