Arte, cultura y desarrollo sostenible

Nueva publicación sobre cultura y desarrollo sostenible

Desde finales de 2019, un grupo de expertos y expertas en cultura y desarrollo sostenible trabaja, bajo el paraguas de REDS, para crear un marco teórico sobre la dimensión cultural de la Agenda 2030. Esta semana sale a la luz una publicación digital que reúne una serie de ensayos y reflexiones sobre la temática, demostrando el papel fundamental de la cultura para lograr sociedades sostenibles. Esta es una iniciativa financiada por el Ministerio de Cultura y Deporte del Gobierno de España. Descárgate el libro en PDF. 


Crisis COVID 19

La pandemia global del coronavirus, ha confinado a millones de personas en sus hogares y va camino de cambiar para siempre el mundo tal y como lo conocemos. Algunas de las reflexiones e iniciativas que han surgido en torno a estas cuestiones son:

Día del Libro 2020: ¿Cómo será el día después?

La iniciativa “El día después será…” surge para aprender de esta crisis en ámbitos clave para la Agenda 2030 y empezar a actuar desde ya. La plataforma está desarrollando diversos espacios, por el momento virtuales, para promover conversaciones sobre la transformación ineludible a la que nos enfrentamos. Las dos primeras ya pueden verse en su web. El próximo evento contará con las escritoras Almudena Grandes y Laura Restrepo.
22 de abril a las 18h. Historias para el día después

Reflexiones sobre cultura en tiempos del COVID19

La comisaria Blanca de la Torre y la gestora cultural Inmaculada Ballesteros – miembros del grupo de trabajo REDS sobre Cultura y Desarrollo Sostenible- reflexionan y analizan las conexiones y consecuencias de esta crisis desde el enfoque cultural, medioambiental y social en sus artículos: El mundo que hemos creado y ¿Qué necesita la cultura en la crisis del Covid-19?

Medidas contra la crisis

La sección cultural de la Red Mundial de Gobiernos Locales (CGLU) ha publicado algunas medidas adoptadas por distintos gobiernos locales en todo el mundo para afrontar la crisis del Covid19. Por su parte, UNESCO México ha articulado diferentes iniciativas para explorar en estos días de confinamiento, el papel de la cultura como motora del desarrollo sostenible. Puedes consultar el programa detallado aquí.


Eventos y convocatorias

  • Call for papers. En octubre de este año, se celebrará en Ámsterdam el encuentro [re]Framing the Arts: A Sustainable Shift. Abierto hasta el 1 de junio el plazo para envío de propuestas.
  • Museos 2030: compartiendo las recetas para un futuro mejor es el título de la Conferencia de organizada por NEMO (Network of European Museum Organizations) en Estonia en 2019. Ya disponible la memoria del evento en este enlace.
  • Convocatoria Medio ambiente y desarrollo sostenible de la Fundación Montemadrid para proyectos que protejan el patrimonio natural. Más información en su web a finales de abril.
  • Econcult realiza una encuesta dirigida a los agentes culturales para analizar el impacto del Covid-19. Participa.

Cultura y Desarrollo Sostenible

 

La cultura en la Agenda 2030
El pasado mes de enero se celebró el debate “¿Pueden conseguirse los ODS y la Agenda 2030 sin la contribución de la cultura?, una ponencia debate a cargo de Alfons Martinell, en el marco del Aula Gabeiras, con la asistencia de políticos, académicos, administraciones públicas, juristas y artistasLeer más

Próxima publicación
El grupo de trabajo sobre Cultura y Agenda 2030 investiga la creación de un marco teórico sobre las relaciones entre cultura y desarrollo sostenible. Próximamente verá la luz una publicación digital que recoge las conclusiones de la labor realizada estos meses, junto con una serie de ensayos académicos sobre la temática. Leer más

Indicadores para la Cultura
La UNESCO publica el documento “The Culture 2030 Indicators”, una herramienta práctica para medir el progreso de la contribución de la cultura a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que pueden usar administraciones estatales, regionales y locales.

Save the date: curso de verano
Los próximos 13 y 14 de julio, tendrá lugar el curso: “El papel de la cultura en la Agenda 2030”, como parte de los Cursos de Verano Complutense del Escorial. Mesas redondas, conferencias y debates para sensibilizar y formar a estudiantes y profesionales de la cultura sobre la incorporación de los ODS a las prácticas culturales.

Arte ante la emergencia climática
“We make tomorrow” es el título del encuentro más importante de creatividad y liderazgo en relación con la emergencia climática que organiza la entidad británica Julie’s Bicycle. Ya están disponibles los vídeos del evento, celebrado en Londres el 26 de febrero, en su página web.

Únete al movimiento
Si deseas seguir la conversación sobre temas relacionados con el arte y el desarrollo sostenible, o compartir novedades con otros profesionales interesados en este campo, te animamos a unirte al grupo de Facebook REDS Cultura + Sostenibilidad

Cultura y ODS: antecedentes y situación actual

The world we want

La Agenda 2030 aprobada por la ONU en septiembre de 2015 cuenta con una hoja de ruta detallada y específica, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que abarcan las tres dimensiones del mismo: social, económica y medioambiental. Sin embargo, no existe ningún ODS dedicado a la cultura, aunque sí se mencione en algunas metas concretas de varios ODS. Alfons Martinell y Antonio Vlasis en sendos artículos escritos en ese año, analizaban los antecedentes que llevaron a esta situación.

El profesor Alfons Martinell desgranó ayer en Madrid- en su charla en el Aula de Gabeiras & Asociados- algunas de las razones por las que la cultura finalmente no formó parte de la Agenda 2030. Ya en diciembre de 2015, Martinell escribía un artículo titulado: ¿Por qué los ODS no incorporan la cultura? Algunas de las razones que expone tienen que ver con la dificultad de aceptar la diversidad cultural por parte de los Estados, la resistencia a integrar la contribución de la cultura a la economía mundial, la mentalidad tradicional de la cooperación al desarrollo al ver la cultura como un “lujo” frente a otras necesidades básicas o el fracaso de la UNESCO en liderar la elaboración de la Agenda 2030. Y todo esto a pesar de que, por primera vez, se llevó a cabo una campaña global: “El futuro que queremos incluye a la cultura” que contó con el apoyo de organizaciones, sociedad civil y expertos de más de 120 países.

Llegados a este punto, el profesor Martinell propone entonces algunas estrategias para integrar la cultura en los ODS y viceversa como son: interpretar los ODS y las metas desde un punto de vista cultural; avanzar en la conceptualización de la sostenibilidad cultural, reforzar las prácticas sostenibles en las instituciones culturales, mantener la cultura dentro de la cooperación al desarrollo o hacer accesibles los mercados culturales con el fomento por ejemplo, de industrias culturales accesibles. Durante las III Jornadas de Sostenibilidad e Instituciones Culturales organizadas por REDS y el Instituto Cervantes, tuvimos ocasión de escuchar a la ponencia que sobre esto dio Alfons Martinell. Se puede ver aquí a partir del minuto 10.45

Por su parte, Antonio Vlasis en su escrito de 2015: Culture in the post-2015 development agenda: the anatomy of an international mobilisation ahonda aún más en el papel de la UNESCO en la agenda post-2015. Escrito unos meses antes de la aprobación de la Agenda 2030, Vlasis destaca las formas en que la UNESCO trató de promover la inclusión de la cultura en los ODS y sus intentos de convencer a los principales actores del papel de la cultura como motor del desarrollo sostenible al mismo tiempo que trataba de fortalecer su liderazgo dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Al igual que el profesor Martinell, Vlasis refleja la falta de apoyo político de los gobiernos con argumentos como la irrelevancia de la intervención estatal en el sector cultural, el carácter amplio y abstracto de la cultura, el riesgo de relativismo cultural e incluso el lugar secundario de la cultura, entre otras prioridades dentro de la agenda política de muchos países. Y termina añadiendo “Una vía interesante para futuras investigaciones no será simplemente el lugar que finalmente tendrá la cultura en esta agenda, sino también cómo los gobiernos diseñarán e implementarán políticas que pongan en relación la cultura y el desarrollo sostenible”

 

La contribución de la Cultura a la Agenda 2030

Durante el Foro de Ministros de Cultura celebrado en París el pasado mes de noviembre, se discutió el papel de la cultura en las políticas públicas y su impacto en el desarrollo sostenible. El resultado, son dos publicaciones de referencia que ponen en valor la contribución de la cultura a la Agenda 2030.

De naturaleza más teórica es el informe “Culture and Public Policy for Sustainable Development”(Cultura y políticas públicas para el Desarrollo Sostenible) disponible en la web de la UNESCO en francés e inglés. Esta publicación pone de relieve la importancia de contar con políticas culturales sólidas y coherentes, de país, región y ciudad y alineadas con la Agenda 2030, ya que es a través de ellas que se promueve el acceso a la cultura, la regeneración de espacios públicos o el desarrollo de nuevos espacios de conocimiento.

Igualmente enfatiza el papel que la cultura juega en las sociedad actuales, mucho más diversas, como factor de cohesión social.

El informe muestra instantáneas del estado de las políticas culturales públicas en ocho regiones del mundo con el objetivo de ofrecer una foto fija de las tendencias generales, desafíos y oportunidades para cada zona y su contribución transversal al desarrollo sostenible.

Por otro, “The Culture 2030 Indicators” (Indicadores Cultura 2030)  pretende ser una herramienta práctica al servicio de países, regiones y ciudades para medir y monitorear el progreso de la contribución de la cultura a la implementación de los ODS.

Estos indicadores-cualitativos y cuantitativos- son el resultado de un largo proceso de trabajo donde se han combinado diferentes fuentes de datos para establecer 22 indicadores divididos en cuatro áreas temáticas que evaluarán tanto la cultura como sector con actividad propia, como su contribución transversal a la Agenda 2030.

Las áreas temáticas en las que están divididos los indicadores, corresponden con tres las dimensiones del desarrollo sostenible: social, económica y medioambiental, mientras que la cuarta, se vincula a la educación, el conocimiento y las habilidades en los ámbitos culturales.

El documento íntegro, disponible en inglés y francés, explica de manera detallada las áreas temáticas, cómo se han construido los indicadores, sus diferentes niveles de uso (nacional, urbano..) y aporta conclusiones y sugerencias.